Angioplastia para la enfermedad arterial periférica de las piernas

Saltar la barra de navegación

Generalidades del tratamiento

La angioplastia (conocida también como angioplastia transluminal percutánea o PTA, por sus siglas en inglés) es un procedimiento en el que se introduce un tubo delgado y flexible llamado catéter por una arteria y se lo guía hasta el lugar en el que la arteria está estrechada.

Una vez que el tubo alcanza la arteria estrechada, un globo pequeño que se encuentra en el extremo del tubo se infla por un tiempo breve. La presión del globo inflado presiona la grasa y el calcio (placa) contra la pared de la arteria para mejorar el flujo de sangre.

En la angioplastia de la aorta (la principal arteria abdominal) o de las arterias ilíacas (las cuales se ramifican desde la aorta), se suele colocar al mismo tiempo un tubo pequeño y expansible conocido como stent (endoprótesis). Es menos probable que se vuelva a cerrar la arteria (reestenosis) si se coloca un stent. Es menos frecuente utilizar un stent en la angioplastia de las arterias más pequeñas de las piernas, como las arterias femorales, poplíteas o tibiales, dado que pueden producirse contusiones y daños en estos lugares.

Qué esperar

Después del procedimiento, se le aplicará presión en la zona donde le colocaron el catéter en el vaso sanguíneo. Luego, es posible que le cubran la zona con una venda o un dispositivo de compresión. Esto impedirá que sangre. Las enfermeras le tomarán la frecuencia cardíaca y la presión arterial. La enfermera también revisará el sitio de inserción del catéter para ver si sangra.

Usted necesitará permanecer acostado sin moverse y mantener la pierna estirada por varias horas. La enfermera podría ponerle una bolsa con peso sobre la pierna para mantenérsela inmóvil.

Es posible que tenga que pasar la noche en el hospital. Cuando abandone el hospital, probablemente pueda regresar a sus actividades normales. Podría tener un moretón o un bulto pequeño donde le colocaron el catéter en el vaso sanguíneo. Esto es normal y desaparecerá.

Por qué se hace

Es común usar este procedimiento para abrir arterias estrechadas que suministran sangre al corazón. Puede usarse en secciones cortas de arterias estrechadas en personas que tienen enfermedad arterial periférica (PAD, por sus siglas en inglés).nota 1, nota 2

Eficacia

La angioplastia puede restablecer la circulación de la sangre y aliviar la claudicación intermitente.nota 1, nota 3 La angioplastia puede ayudarle a caminar más lejos sin dolor en las piernas que antes de hacerse el procedimiento.nota 4

La eficacia de la angioplastia depende del tamaño del vaso sanguíneo, de lo larga que sea la zona afectada del vaso sanguíneo y de si el vaso sanguíneo está o no completamente obstruido.

En general, la angioplastia da mejores resultados en los siguientes tipos de arterias:

  • Arterias más grandes.
  • Arterias con zonas estrechadas cortas.
  • Arterias estrechadas pero no obstruidas.

Riesgos

Las complicaciones relacionadas con el catéter incluyen:

  • Dolor, hinchazón y sensibilidad en el lugar de inserción del catéter.
  • Irritación de la vena por el catéter (tromboflebitis superficial).
  • Sangrado en el sitio del catéter.
  • Un moretón en el lugar donde se introdujo el catéter. Por lo general, el moretón desaparece en pocos días.

Las complicaciones serias son raras. Estas complicaciones pueden incluir:

  • Cierre repentino de la arteria.
  • Coágulos de sangre.
  • Un desgarro pequeño en el revestimiento interior de la arteria.
  • Una reacción alérgica al material de contraste utilizado para observar las arterias.
  • Daño renal. En raras ocasiones, el material de contraste puede dañar los riñones y, posiblemente, provocar insuficiencia renal.

Riesgo de radiación

Siempre existe un leve riesgo de causar daños en las células o en los tejidos por la exposición a cualquier tipo de radiación, inclusive a los niveles bajos de rayos X usados para esta prueba. Pero el riesgo de daño por los rayos X suele ser muy bajo en comparación con los posibles beneficios de la prueba.

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Gerhard-Herman MD, et al. (2016). 2016 AHA/ACC guideline on the management of patients with lower extremity peripheral artery disease. Circulation , published online November 13, 2016. DOI: 10.1161/CIR.0000000000000471. Accessed November 25, 2016.
  2. Conte MS, et al. (2015). Society for Vascular Surgery practice guidelines for atherosclerotic occlusive disease of the lower extremities: Management of asymptomatic disease and claudication. Journal of Vascular Surgery, 61(3S): 2S–41S. DOI: 10.1016/j.jvs.2014.12.009. Accessed November 25, 2016.
  3. Conte M , et al. (2015). Society for Vascular Surgery practice guidelines for atherosclerotic occlusive disease of the lower extremities: Management of asymptomatic disease and claudication. Journal of Vascular Surgery, 61(3S): 2S–41S. DOI: 10.1016/j.jvs.2014.12.009. Accessed November 25, 2016.
  4. Fakhry F, et al. (2018). Endovascular revascularization versus conservative management for intermittent claudication. Cochrane Database of Scientific Reviews (3). DOI: 10.1002/14651858.CD010512.pub2. Accessed April 13, 2018.

Créditos

Revisado: 15 diciembre, 2019

Autor: El personal de Healthwise
Evaluación médica:
Rakesh K. Pai MD, FACC - Cardiología, Electrofisiologia
E. Gregory Thompson MD - Medicina interna
Martin J. Gabica MD - Medicina familiar
Adam Husney MD - Medicina familiar
David A. Szalay MD - Cirugía vascular