Artroscopia o cirugía artroscópica

Saltar la barra de navegación

La artroscopia es un procedimiento que se usa para examinar el interior de una articulación mediante la inserción de un tubo delgado (artroscopio) que contiene una cámara y luz a través de pequeños cortes (incisiones) cerca de la articulación. La cámara envía una imagen de video de primer plano de la articulación a una pantalla de televisión, en la que el médico puede observar el interior de la articulación.

La artroscopia se puede utilizar para diagnosticar enfermedades y lesiones de las articulaciones y para tratar algunos problemas en las articulaciones. El médico puede insertar instrumentos quirúrgicos a través del artroscopio para tomar muestras de tejido o para reparar lesiones o daños a la articulación. El médico puede realizar otras incisiones pequeñas en la articulación para insertar otros instrumentos.

Generalmente, la recuperación después de la cirugía artroscópica es más rápida y más fácil que después de la cirugía tradicional, en la que se utilizan incisiones más grandes. La mayoría de las personas pueden irse a su hogar del hospital el mismo día.