La dermatitis atópica, a veces llamada eccema, es un problema cutáneo que produce sequedad en la piel, comezón intensa y un salpullido rojo y abultado. Los humectantes y las cremas recetadas suelen ser útiles.