La arteria carótida sube por ambos lados del cuello y se ramifica en vasos más pequeños que irrigan sangre al cerebro. Se puede sentir el flujo de sangre por las arterias carótidas (pulsos carotídeos) en ambos lados del cuello junto a la tráquea.

Es común que se presente endurecimiento de la pared arterial (aterosclerosis) en las arterias carótidas.