Generalidades del tema

Los fisioterapeutas proporcionan un tipo de tratamiento que usted podría necesitar cuando el dolor de espalda le dificulta la movilidad y la realización de las tareas cotidianas. Este tratamiento le ayuda a moverse mejor y podría aliviar el dolor. También ayuda a mejorar o a restablecer sus funciones físicas y su estado físico.

La meta de la fisioterapia es hacer que las tareas y las actividades diarias sean más fáciles. Por ejemplo, podría ayudarle a caminar, a subir escaleras o a acostarse y levantarse de la cama.

La fisioterapia puede utilizarse sola o junto con otros tratamientos.

Usted puede recibir fisioterapia en:

  • Una clínica.
  • Un hospital.
  • Un centro de deportes o un gimnasio.

Su fisioterapeuta lo examinará y elaborará un plan de tratamiento. Es posible que usted necesite ayuda con su flexibilidad, fuerza, resistencia, coordinación y/o equilibrio.

Primero, su terapeuta intentará reducir el dolor y la hinchazón. Luego, probablemente trabajará para aumentarle la flexibilidad, la fuerza y la resistencia.

La fisioterapia casi siempre incluye hacer ejercicio. Puede incluir estiramiento, ejercicios de los músculos del tronco, levantar pesas y caminar. Es posible que aprenda un programa de ejercicios para que lo pueda realizar en el hogar.

Su fisioterapeuta también podría utilizar terapia manual, educación y técnicas como la estimulación eléctrica y con calor, frío, agua y ultrasonido.

El tratamiento podría causar dolor o hinchazón leves. Esto es normal, pero hable con su fisioterapeuta si le causa molestias.

Información relacionada

Créditos

Revisado26 junio, 2019

Autor: El personal de Healthwise
Evaluación médica: William H. Blahd, Jr., MD, FACEP - Medicina de emergencia
Adam Husney, MD - Medicina familiar
Kathleen Romito, MD - Medicina familiar
Joan Rigg, PT, OCS - Terapía física