Metanfetamina

Saltar la barra de navegación

Generalidades del tema

La metanfetamina es un estimulante potente. Es como la anfetamina, que los médicos usan para tratar problemas del sueño (narcolepsia), el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (ADHD, por sus siglas en inglés) y problemas de sobrepeso significativos. La forma ilegal de metanfetamina es un polvo blanco y cristalino, sin olor y de sabor amargo que puede disolverse fácilmente en agua o alcohol. Se lo llama "speed", "meth", "ice", "crystal", "glass" (vidrio), "chalk", "Cristina", "anfeta", "batú" o "polvo amarillo". La forma de la metanfetamina para fumar a menudo se llama "ice", "crystal", "crank" o "glass" (vidrio). La metanfetamina ilegal a menudo está hecha en laboratorios improvisados con ingredientes baratos.

La metanfetamina puede fumarse, aspirarse por la nariz, tragarse o inyectarse. Cuando se fuma o inyecta, la persona siente un placer intenso que dura solo unos pocos minutos. La forma que se fuma produce un humo sin olor que deja un residuo que puede fumarse otra vez, lo que permite que la persona experimente los efectos de la droga por hasta 12 horas o más tiempo. Cuando se aspira por la nariz o se consume por la boca, la persona se siente feliz (eufórica) pero no tiene la sensación intensa que se obtiene de fumar o inyectarse la droga. Las personas que consumen esta droga tienen la tendencia de usarla repetidamente (atracones) y luego tienen un bajón.

En pequeñas dosis, la metanfetamina puede aumentar la posibilidad de estar muchas horas sin dormir y la actividad física y reducir el apetito. En dosis altas, puede aumentar la temperatura corporal a niveles peligrosos y potencialmente mortales, así como causar convulsiones. Debido a que la metanfetamina aumenta la frecuencia cardíaca y la presión arterial, puede dañar permanentemente los vasos sanguíneos en el cerebro y causar un ataque cerebral. Las personas que consumen metanfetamina pueden volverse ansiosas, confusas y violentas. Pueden tener efectos psicológicos graves, como paranoia, ver y oír cosas que no están presentes (alucinaciones) y creer cosas que no son verdad (delirios).

La metanfetamina es altamente adictiva. Si se interrumpe el uso, puede llevar a depresión, ansiedad y paranoia. Además, la persona suele tener fuertes deseos de consumir la droga.

El efecto de la metanfetamina dura de 8 a 24 horas. La droga puede descubrirse en un análisis de orina de detección de drogas por hasta 48 horas después de su uso.

Señales de consumo

  • Períodos prolongados de tiempo sin comer ni dormir
  • Pérdida de peso
  • Comportamiento agitado, excitación al hablar, irritabilidad, nerviosismo y aumento de la actividad física
  • Dilatación de las pupilas y aceleración del pulso
  • Problemas dentales
  • Cambios de personalidad

Créditos

Revisado: 21 agosto, 2019

Autor: El personal de Healthwise
Evaluación médica: Patrice Burgess, MD, FAAFP - Medicina familiar
Adam Husney, MD - Medicina familiar
Martin J. Gabica, MD - Medicina familiar
Christine R. Maldonado, PhD - Salud de la Conducta
Kathleen Romito, MD - Medicina familiar
Michael F. Bierer, MD - Medicina interna